• Dom. May 26th, 2024

ASOPESMA

Seguridad, Salud y Medio Ambiente

Silicosis y la Trágica Realidad de la Minería en el Cerro Rico de Potosí

La majestuosa montaña que domina la ciudad de Potosí es mucho más que una simple formación geológica; es el símbolo de una industria que ha marcado la vida de generaciones. Durante cinco siglos, el Cerro Rico ha sido testigo de la explotación minera, entregando minerales valiosos a costa de la salud y las vidas de aquellos que lo trabajan.

En este sombrío escenario, la silicosis, una enfermedad pulmonar mortal, se cierne como una sombra sobre los valientes mineros.

En las entrañas de esta montaña, los trabajadores enfrentan un ambiente hostil donde el polvo de sílice se convierte en un enemigo invisible.

La silicosis, conocida también como el «Mal de la mina», es la cruel consecuencia de inhalar este polvo durante años de trabajo en los túneles oscuros y claustrofóbicos. Para muchos, el precio de extraer minerales preciosos es la pérdida de la salud y, en última instancia, la muerte prematura.

Germán Delgado, un veterano minero, es un testimonio vivo de los estragos de la silicosis. A sus 48 años, su cuerpo muestra los signos del desgaste prematuro causado por décadas de trabajo en la mina.

La silicosis lo ha debilitado, pero su determinación por proveer para su familia lo mantiene en pie. Sin embargo, su experiencia es solo una entre tantas tragedias que se repiten en las profundidades del Cerro Rico.


La altura extrema y las condiciones de trabajo insalubres hacen de la minería en Potosí una empresa extremadamente peligrosa. A pesar de los avances tecnológicos, los riesgos persisten, y los accidentes son una realidad cotidiana. Muchos mineros nunca regresan a la superficie, atrapados para siempre en las entrañas de la montaña que los alimentó y los devoró.


La historia de Potosí está marcada por la lucha de sus habitantes contra la pobreza y la explotación. La promesa de riquezas inimaginables atrae a los más valientes, pero el precio es demasiado alto. La minería en el Cerro Rico es un recordatorio sombrío de las injusticias y desigualdades que persisten en nuestra sociedad.

A pesar de los peligros, la actividad minera continúa, impulsada por la demanda insaciable de minerales en el mercado global. La producción de minerales en Bolivia alcanza cifras impresionantes, pero a menudo se pasa por alto el costo humano detrás de estos números.

En última instancia, la silicosis y otras enfermedades ocupacionales son el legado amargo de una industria que ha dejado su huella en la historia de Potosí. Mientras los mineros continúan descendiendo a las profundidades del Cerro Rico en busca de riqueza, su sacrificio no debe ser olvidado. Es hora de reconocer la verdadera tragedia detrás de la belleza superficial de la minería en Potosí, una tragedia marcada por la enfermedad, el sufrimiento y la pérdida de vidas humanas.

Visite la Web: https://asopesma.org/observatorio.html

Por ASOPESMA

Nos motiva mejorar las condiciones laborales y la Seguridad y salud en el trabajo, proponer planes que permitan mejorar el medio ambiente y aspiramos a ser un generador del cambio en Prevención de Riesgos.

Deja un comentario

Descubre más desde ASOPESMA

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo