• Mar. Abr 23rd, 2024

ASOPESMA

Seguridad, Salud y Medio Ambiente

Oso andino: conoce más sobre el rol que cumple esta especie en los ecosistemas del Perú

Hoy se conmemora el Día Mundial para la Protección de los Osos y la IV Semana del Oso Andino

Al conmemorarse hoy el Día Mundial para la Protección de los Osos y la IV Semana del Oso Andino es importante reconocer y valorar el importante rol que cumple para la conservación de ecosistemas el también llamado «arquitecto de los bosques». A continuación, conozcamos más en detalle a esta especie que habita en el territorio peruano y que se encuentra en condición vulnerable.

El oso andino, conocido también como oso de anteojos o Ukumari en lengua quechua, es una especie única que se encuentra exclusivamente en Sudamérica donde existen alrededor de 20,000 individuos. De ese total, en el territorio peruano habitan aproximadamente 5,000 ejemplares, siendo la población más numerosa de la región. 

Este tipo de oso habita en los bosques andinos y los machos alcanzan alturas de 1,5 a 2 metros con un peso máximo de 180 kilogramos, mientras que las hembras suelen medir entre 1,12 y 1,70 metros con un peso promedio de alrededor de 60 kilogramos. 

Una vez que alcanzan la madurez, entre los tres y cinco años de edad, las hembras tienen un período de gestación de entre seis y ocho meses, tras el cual pueden dar a luz a dos o cuatro crías.

El oso de anteojos tiene un rango de movimiento extenso, con los machos cubriendo hasta 61 kilómetros cuadrados. Aunque su habilidad para trepar árboles y nadar puede sorprender, el oso de anteojos es un maestro en ambas actividades. 

A lo largo de su evolución ha demostrado una notable adaptabilidad a una variedad de ecosistemas, desde bosques costeros secos hasta selvas tropicales húmedas, valles interandinos y las altas cumbres de los Andes, alcanzando altitudes de hasta 4,750 metros.

A diferencia de otros tipos de osos que necesitan hibernar para sobrevivir los meses de frío intenso y la falta de alimentos, el oso de anteojos no entra en estado de hibernación. 

Esto se debe a la abundante biodiversidad de su hábitat en Perú y la diversidad de climas en los que vive, lo que garantiza que tenga acceso a fuentes de alimento durante todo el año.

Especie clave para conservar ecosistemas

El oso de anteojos es omnívoro, aunque su dieta se compone principalmente de frutas y plantas,  como bromelias y sapotes. Como caminante solitario, se adapta a diversas condiciones ambientales, ganándose el título de «arquitecto de los bosques».

Su papel como dispersor de semillas es esencial para la perpetuación de los bosques donde reside, y su presencia frecuente en áreas como el Santuario Histórico de Machu Picchu (Cusco)  y el Parque Nacional Río Abiseo (La Libertad y San Martín)  donde ofrece un espectáculo maravilloso para quienes tienen la fortuna de presenciarlo.

Además de contribuir a la conservación de la biodiversidad como especie sombrilla, protegiendo hábitats como el páramo y los bosques de niebla, el oso de anteojos también actúa como un indicador clave de la salud de los ecosistemas. Su actividad de derribar arbustos y ramas en busca de alimento dinamiza la vida forestal.

Para muchos grupos indígenas, el oso de anteojos es considerado un ser sagrado y mágico, un vínculo entre el cielo y la tierra, un mediador entre el bien y el mal, o incluso un hermano mayor.

Amenazas

El oso andino enfrenta graves amenazas, como la pérdida y fragmentación de su hábitat debido a la deforestación y la expansión de actividades agrícolas, así como la captura ilegal y la caza furtiva para el comercio de partes de su cuerpo.

El Estado peruano ha implementado medidas de protección para esta especie, y el oso andino está catalogado en el Apéndice I de la CITES, lo que indica un alto riesgo de extinción debido al comercio internacional.

Los osos, con su majestuosidad y su papel como guardianes de la biodiversidad en sus hábitats, nos instan a reflexionar sobre nuestra responsabilidad compartida de preservar y proteger la riqueza natural que nos rodea. Al reconocer la importancia de conservar a estas emblemáticas criaturas, nos comprometemos no solo a salvaguardar su existencia, sino también a preservar el equilibrio ecológico indispensable para el bienestar colectivo y las generaciones venideras.

Fuente Andina

Por ASOPESMA

Nos motiva mejorar las condiciones laborales y la Seguridad y salud en el trabajo, proponer planes que permitan mejorar el medio ambiente y aspiramos a ser un generador del cambio en Prevención de Riesgos.

Deja un comentario

Descubre más desde ASOPESMA

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo